A cada deporte, su zapatilla

Como ya hablábamos en otros artículos, es muy habitual que desconozcamos la importancia real que el calzado tiene sobre nuestra salud física. Estudios afirman que aproximadamente un 65 % de las personas que practican deporte utilizan el calzado erróneo, incluyendo zapatillas que parecen deportivas pero no lo son, como las casual que encontramos en las tiendas de moda y que son más para pasear que para realizar deporte. ¿Sabes qué clase de deportivas son más adecuadas para cada deporte?

Elegir las zapatillas más adecuadas para cada deporte es imprescindible para evitar lesiones y puede salirte más barato de lo que piensas.

Zapatillas para running:

Las zapatillas son el mejor aliado del fanático del running. Deben estar bien ventiladas y proporcionar una buena estabilidad y, por supuesto, mucha amortiguación. Sin embargo, lo más importante a la hora de elegir unas zapatillas de correr no son estas, sino TÚ como deportista. Es decir, ¿cuáles son tus necesidades? ¿Vas a correr  5 km al día o 20? ¿En asfalto, en hierba, en máquina? ¿Cómo es tu pisada, pronadora, supinadora o neutra? Todas estas son cuestiones importantes a la hora de elegir tu calzado de running.

Zapatillas para el gimnasio:

Si no vas a correr demasiado en el gimnasio, no someterás a un gran desgaste tus piernas por lo que no necesitas unas zapatillas tan específicas como para cualquier otro tipo de deporte. No obstante, ten en cuenta que la musculación y el crossfit requieren una suela dura, con horma ancha y con buena sujeción del pie, mientras que para el spinning es mejor elegir zapatillas con suela rígida, que eviten el dolor al pedalear.

Zapatillas para fútbol:

Si lo que te gusta es jugar al fútbol requerirás unas zapatillas que ofrezcan estabilidad, sensibilidad al contacto con la pelota, sujeción para el pie y una buena tracción. Vigila la clase de suelo sobre el que vas a jugar, ya que las suelas para correr sobre hierba difieren bastante de las suelas fabricadas para ser usadas sobre materiales sintéticos como los del fútbol sala.

 para baloncesto:

Sin una suela de goma, antideslizante y amortiguadora, las posibilidades de lesionarse jugando al baloncesto se incrementan alarmantemente. La caña debe ser Zapatillasalta para que proteja al tobillo (el cual sufre mucho más en este caso que en el fútbol); el cierre, de cordones para ajustar bien la zapatilla y el material transpirable y que ventile.

Zapatillas para tenis:

Las zapatillas para jugar al tenis deben ser ligeras, ya que el movimiento es muy rápido y demasiado peso en los pies producirá una sensación de fatiga demasiado pronto durante el juego. Deben proporcionar una buena sujeción tanto el talón como en el empeine. Un buen acolchado para reducir el impacto sobre las articulaciones y una suela resistente que se adapte correctamente a la pista son los aspectos más relevantes a tener en cuenta.

Zapatillas para trekking:

Las suelas de las zapatillas de trekking o senderismo deben estar bien marcadas y mostrar un diseño agresivo, ya que de esta manera se agarrarán mejor a diferentes superficies. Que cuenten con una membrana transpirable es imprescindible, ya que permitirá la salida de la humedad del pie y no dejará entrar el agua. ¡Cuidado! IMPERMEABLE no es lo mismo que TRANSPIRABLE, ya que la primera ni deja entrar el agua ni la deja salir, por lo que tus pies se mojarán con la transpiración y la caminata se te puede hacer incómoda. Una caña alta que proteja tu tobillo de posibles lesiones y con cuero grueso si vas a alta montaña para protegerte del frío.

¿Ya sabes cómo son las zapatillas que necesitas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *