¿Qué clase de alimentos no pueden faltar en tu dieta deportiva?

Sabemos que la alimentación juega un papel clave en nuestra vida y que cobra mayor relevancia aun cuando estamos tratando de ponernos en forma o el deporte forma parte importante de nuestras vidas. Mucho se habla de la dieta, y quien más quien menos, todos conocemos a alguien que ha cometido locuras nutricionales con el fin de verse mejor. No podemos olvidarnos de los grandes mitos de la alimentación, como los que alaban las virtudes de las proteínas y huyen de los hidratos de carbono como si del mismo diablo se tratase. ¿Cuáles son, pues, los alimentos que mejor influyen en una dieta deportiva?

Alimentos beneficiosos:

  • Pescado: el pescado es una genial fuente de proteínas y de grasas beneficiosas como el Omega 3, que ayudan a combatir la oxidación y las inflamaciones del deporte, y además es de fácil digestión. Todo el pescado posee estas características, tanto el pescado azul (salmón, bonito o caballa) como el blanco (pescadilla, bacalao o rape), aunque este último posee menos grasas.
  • Cereales integrales: a pesar de la lucha contra los carbohidratos que se recomienda en casi todas las dietas, no podemos olvidar que son la principal fuente de energía que recibe nuestro cuerpo. Lo importante es recordar que existen dos tipos de carbohidratos:
    • Los simples: azúcares refinados, de fácil digestión y poco valor nutritivo. Se encuentran en las harinas blancas, azúcar blanca, miel, mermelada, bollería, galletas, frutas…
    • Los complejos: son ricos en fibras, minerales y vitaminas. Tardan más tiempo en digerirse con lo que actúan como un buen combustible para el cuerpo. Están en las verduras, los cereales integrales y las legumbres. Estos son beneficiosos para tu cuerpo y debes incluirlos en tu dieta.
  • Carnes blancas: la carne, al igual que el pescado, es una gran fuente de proteínas (que ayudan a la recuperación y creación de la masa muscular) aunque puede tener mayor contenido de grasas no saludables. Por eso son recomendables las carnes blancas (pollo, conejo, pavo…) con bajo contenido en grasas.
  • Verduras y frutas: obligatorias por su alto contenido en fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes, y sobre todo agua. Son alimentos poco calóricos, por lo que podemos ingerir una gran cantidad de ellas (aunque ya sabes que se recomiendan unas 5 porciones al día). Algunas de las frutas y verduras más recomendables para los deportistas son el plátano, el melón, la sandía, el aguacate, el kiwi y las acelgas.
  • Lácteos: a pesar de que los lácteos contienen lactosa que puede complicar la digestión a algunas personas, alimentos como los yogures son muy beneficiosos por su alto contenido de calcio, proteínas y vitaminas, además de que ayudan a reparar la flora intestinal. Ten cuidado con los llamados «bajos en grasa», ya que para compensar el sabor de la comida al quedarse sin grasa necesitan grandes cantidades de azúcar refinada.
  • Huevos: los huevos contienen muchas proteínas y ha quedado demostrado, pese a lo que se creía hace no tantos años, que su consumo moderado reduce las posibilidades de desarrollar altos niveles de colesterol malo.
  • Patatas: las patatas forman parte de los carbohidratos complejos, lo que las convierte en un gran recurso culinario con una gran capacidad saciante. Recuerda, por supuesto, comerlas cocidas en lugar de fritas o estarás ingiriendo toda la grasa del aceite de freír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *